Este miércoles ha tenido lugar en el Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy, en el marco del programa Cartagena Piensa, la segunda sesión del taller La Filosofía y las emociones. En esta segunda sesión del curso, las personas asistentes han reflexionado sobre la nostalgia, el desarraigo, la extrañeza o los conflictos de identidad que forman parte de la experiencia migratoria. La evocación permanente de un pasado que se convierte en presente continuo juega un papel decisivo en la comprensión, la adaptación o el divorcio entre el sujeto y su nueva realidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

@
A %d blogueros les gusta esto: